CREEMOS EN NUESTRAS TIERRAS

En Bodegas Lambuena ponemos mucho interés en conservar viñedos viejos, y con las características de calidad de la Ribera del Duero.

Antiguamente en esta zona se plantaban vides en aquellos terrenos de difícil acceso para personas y maquinarias, en suelos poco fértiles para otros cultivos, en suelos arenosos y pobres. Esto hace que las raíces de las vides lleguen a niveles muy profundos buscando alimento, a cuarzos, placas de cal, arcilla….y este esfuerzo que realiza la vid hace que la planta obtenga su mejor resultado.

En Bodegas Lambuenas tenemos diferentes tipos de tierras donde cultivar nuestras vides, y esto es lo que hace que nuestros vinos sean únicos:

TIERRA ARCILLOSA

Con algunos bancos de arena es un suelo fértil, que está en ladera, alto y soleado.

Aquí la uva es muy completa, presenta altos niveles de antocianos y polifenoles, excelentes atributos para la uva, que produce vinos de acidez moderada y alta graduación.

TIERRA CALIZA

El calizo se encuentra en zonas más frescas y altas, de altitud 800 m.

Las uvas son algo más pequeñas, pero más ricas y jugosas, con alto contenido en hierro, con un ph bajo y muy pobre a nivel sustrato. Estas uvas combinan muy bien con las uvas de menor acidez de los suelos arcillosos, esta unión hace los vinos más equilibrados, siguiendo una estrategia de poca intervención en los mostos.

TIERRA LIMOSA

El limoso, fruto de sedimientos de ríos de épocas pasadas, son suelos muy ricos, con una acidez y ph compensados.

En este terreno funcionan muy bien los vinos más jóvenes, menos complejos, porque el tamaño de las bayas es más grande y se sufre menos de sequías, perfectas condiciones para vinos de crianzas medias.